En el ámbito de la cirugía, uno de los aspectos que ha captado la atención de los especialistas es la ansiedad preoperatoria. Durante décadas, numerosos estudios han explorado cómo este estado emocional afecta al organismo, particularmente en el contexto de una intervención quirúrgica. Este proceso no solo representa un desafío físico considerable, sino también una fuente significativa de estrés agudo. De acuerdo con investigaciones como las de Kudielka y Kirschbaum (2001), la respuesta de estrés puede debilitar el sistema inmunológico, aumentando así la susceptibilidad a diversas enfermedades y complicaciones posquirúrgicas. En este contexto, el modelo psicofisiológico de adaptación a la cirugía sugiere una correlación entre la ansiedad prequirúrgica, la respuesta neuroendocrina del paciente y la eficacia de su recuperación postoperatoria.

En este post analizamos el artículo Nivel de ansiedad y recuperación postoperatoria, publicado por los autores M.J Cardoso Moreno; M.I Ramos Fuentes; M.D Torres Asensio; N. Fernández Sánchez; L. Rodríguez Santos y E. Peñas Lledó en y publicado en el portal Psiquiatría

La Relación entre Ansiedad Preoperatoria y Recuperación

Basándonos en el modelo mencionado, el estudio se centró en examinar la relación entre la ansiedad preoperatoria y el proceso de recuperación. Para ello, emplearon dos indicadores clave: la ansiedad autoinformada, medida mediante el cuestionario Ansiedad Estado-Rasgo (STAI, por sus siglas en inglés) de Spielberger (1981), y una medida neuroendocrina, concretamente, los niveles de cortisol en saliva, siguiendo el método de Aardal y Holm (1995). La recuperación posquirúrgica se definió según los criterios de Moix et al. (1995), considerando factores como la alimentación, el dolor, el descanso y la aparición de complicaciones como fiebre o infecciones.

Metodología del Estudio: Muestra e Instrumentos Utilizados

Muestra

Participaron voluntariamente 42 pacientes del Hospital Infanta Cristina de Badajoz, quienes iban a ser sometidos a intervenciones de diversa gravedad. La muestra incluyó tanto hombres como mujeres de edades comprendidas entre 25 y 70 años, todos con un nivel educativo básico y sin antecedentes de operaciones por la misma patología.

Instrumentos

Además del STAI, utilizamos el Kit Coat-A-Count Cortisol para medir los niveles de cortisol. Este kit emplea un radioinmunoanálisis para cuantificar de manera precisa estos niveles. La saliva se recogía el día anterior a la operación, considerando las variaciones diurnas de los niveles de cortisol. Posteriormente, se realizaba un seguimiento de la evolución del paciente tras la cirugía.

Resultados y Discusión

Análisis de los Resultados

Utilizando el software SPSS 12.0, dividieron las puntuaciones del STAI en dos grupos: «ansiedad elevada» y «ansiedad baja». De manera similar, categorizaron la «recuperación» como buena o mala. Los resultados revelaron diferencias significativas en el nivel de cortisol y en las puntuaciones de Ansiedad Rasgo, relacionándose con la calidad de la recuperación.

Discusión de los Hallazgos

Los resultados subrayan la conexión entre la ansiedad prequirúrgica y la recuperación postoperatoria. Los pacientes con mayores niveles de Ansiedad Rasgo y cortisol en saliva mostraron una recuperación más complicada. Estos hallazgos coinciden con estudios previos que destacan la influencia de factores psicológicos en la salud física. Por ejemplo, Cohen et al. (2003) y Känel et al. (2005) identificaron una relación entre altos niveles de estrés, ansiedad y cambios fisiológicos adversos.

Conclusiones y Recomendaciones

El estudio subrayó la importancia de abordar la ansiedad preoperatoria para mejorar los resultados postquirúrgicos. Los autores sugerieron que las intervenciones destinadas a reducir la ansiedad, como la terapia cognitivo-conductual o la provisión de información adecuada sobre el proceso quirúrgico, podrían ser claves en este aspecto. Además, enfatizaron la necesidad de una evaluación psicológica previa a la cirugía para identificar a aquellos pacientes con mayor riesgo de ansiedad elevada.

Este artículo representa un paso importante en la comprensión de la compleja relación entre la salud mental y física, particularmente en el contexto de procedimientos médicos invasivos como la cirugía.

¡Comparte este contenido con otros profesionales!

Programa de acompañaniento emocional para pacientes

Cursos on line de gran calidad científica y humana para pacientes post-quirúrjicos; con tecnologia y herramientas fáciles y prácticas para disminuir su sufrimiento emocional y los síntomas de ansiedad